BIENVENIDO

ArrowArrow
ArrowArrow
PlayPause
Shadow
Slider

ESTA NAVIDAD COMUNÍCATE CON IDEA

Slider

Ahorrar con los electrodomésticos

En ocasiones gastamos mayor energía de la que es necesaria en el uso diario de nuestros electrodomésticos. Teniendo en cuenta que la factura de la luz sigue subiendo y que con pequeños gestos podemos ayudar al cuidado del medioambiente, te dejamos algunos consejos prácticos para que ahorrar energía haciendo un uso responsable e inteligente de los electrodomésticos, ya sean microondas, lavadoras, secadoras o frigoríficos:

–       Antes de comprar un electrodoméstico, debemos asegurarnos que es de clase A o superior. A mayor eficiencia, menos consumo y mayor rendimiento del aparato.

–       Si no se están utilizando, los electrodomésticos deben permanecer desenchufados. Aún estando apagados, realizan un consumo mínimo.

–       Apagar los electrodomésticos que emiten calor antes de terminar de usarlos y aprovechar así el calor acumulado. En esta categoría podemos incluir la plancha, el horno, las planchas para el pelo…

–       Mantén los electrodomésticos limpios y en buen estado. Lo que quizá mucha gente no sabe es que tener un horno o una campana limpia no solo alarga su vida, sino que consume mucha menos electricidad.

–       Utilizar los electrodomésticos a plena carga. Si además tienen programas económicos, hagamos uso de ellos.

–       Asegurarse que nuestro frigorífico, el electrodoméstico que más consume  de la casa, no tiene ni hielo ni escarcha. Es conveniente, también, mantener la parte trasera del frigorífico siempre limpia y ventilada y regular la temperatura según las instrucciones del fabricante. Asegurarse de que cierra herméticamente y no dejarlo abierto mucho tiempo.

–       Elegir el tamaño del lavavajillas en función de nuestras necesidades. Disponer de las piezas de mayor tamaño abajo. El máximo consumo es al calentar al agua, así que una buena idea es pasar nuestros platos por agua para que no haya suciedad.

–       Utiliza los ciclos económicos y cortos de la lavadora. El 90% del consumo de energía de este electrodoméstico es para calentar el agua así que siempre que puedas, utiliza el de agua fría o templada.

–       Apaga la televisión, el DVD y el ordenador cuando no los estés usando. Dejarlos en stand puede llegar a suponer un consumo de un 33% más.

–       En la vitrocerámica, utiliza cazuelas y sartenes más grandes que las de la placa donde vamos a cocinar. La utilización de ollas a presión pueden reducir el consumo hasta en un 50%.

–       No abrir innecesariamente el horno. Cada vez que lo hacemos, podemos estar perdiendo hasta un 20% el calor acumulado.

Con estos pequeños gestos, podemos contribuir a una importante reducción en el consumo de energía aunque tampoco debemos olvidarnos de la importancia de elegir los modelos más eficientes.